Y ahora quiero saber más..¿qué leo?

Esta corriente que empieza a invadirnos a todos, muy poco a poco, llamada Café de Especialidad, suele tener, en la gran mayoría de los casos, la misma secuencia: me gusta el café veo en IG un Coffee Shop queerajustoloqueestababuscando pruebo Café de Especialidad Ya no puedo probar café comercial Este comienzo, que nos ha pasado…

¿Un café?, que sea Café de Especialidad por favor.

Tras años de sufrir de manera vil, el brebaje cafeínico de máquinas de oficinas y polígonos, cafés requemados, insalubres, franquiciados y demás mata-sueños, nada comparable a aquel día ya un poco lejano pero absolutamente inolvidable en Copenhague, en que un Café Americano (sí, sí…americano!!!!) me abrió los ojos a la posibilidad de que otro mundo…