Aunque es verdad y muy recurrente, que aquí se habla una y otra vez de lo que pasa ahí fuera, eso no quiere decir que en Asturias no haya valientes, en plena lucha contra El Torrefacto: Bizcoletas, Paraíso, Primero Café, entre otros..acuden diariamente a su Compromiso por un Futuro Mejor, y ahora desde hace unos meses, con otro enfoque, y desde su plano de acción, tenemos a un nuevo miembro de La Resistencia: Kocima Selección.

Un Soldado de Asalto nos vigila que lo comamos todo

Desde su local en la Calle Independencia de Oviedo, esta tienda Gourmet, aula de cocina, centro de experiencias culinarias, posibilidad de Chef a domicilio…ofrece un sinfín de propuestas para los amantes del buen sentir, con pasión, buen hacer y apertura de mente, comandada por Guillermo Cima, un torbellino de buenas y nuevas ideas, amor por lo propio, y una historia personal detrás, de aterrizaje y desarrollo en la cocina, de las que merecen un capítulo propio.

Era cuestión de tiempo que entre esas nuevas inquietudes, llegara la nuestra: el Café de Especialidad. Y con lo fácil que es colaborar con Guillermo, llegara la más colaborativa de todas: el chocolate, concepto del que es un profundo especialista, y gran experto.

Nació así una de las primeros eventos de Café de Especialidad que se haya hecho en Oviedo: una Cata Maridaje de Café de Especialidad y Dulces y Chocolates Premium, el pasado 12 de mayo. Rápida inscripción y cupo completo, dejan advertir que el público tiene ganas de cosas nuevas, y más concretamente, que el buen café tiene tirón. Contamos con la presencia de David Castañón, de Les Fartures, uno de los blogs gastronómicos de referencia en Asturias:

y con Vero Menéndez, de Parpayuela y Espuela, otro blog gastronómico que me gusta mucho:

 

Ambos contaron de manera detallada, mejor de lo que podría hacerlo aquí, el devenir de aquella primera cita. Con la ayuda de los madrileños Randall Coffee, uno de los mejores tostadores artesanales de España, con local en el Mercado de Vallehermoso, en pleno Barrio de Chamberí, que se prestaron a colaborar con un Café extraordinario; y qué decir de Jorge Alonso, de Bizcoletas. Una de las mejores personas que he conocido en este mundo del Café de Especialidad: barista sobresaliente, no en vano Campeón de Asturias en varias ocasiones, representa una de los impulsos más importantes que está teniendo Asturias: colaborador, abierto, profesional. La Marzocco para el espresso, Moccamaster para el filtro. El guión parecía bien escrito.

Siempre se dice que las nuevas ideas, los cambios, suponen un esfuerzo mayor por el recelo que provocan, pero este no es el caso. La prueba más evidente: es que no habíamos celebrado esta, y ya había personas interesadas en apuntarse a una futura.

Así que llegó la segunda. De la cual son las fotos de esta entrada, cortesía de Momentos Tricinio (IG: @momentostricinio)

Con la misma estructura, y alguna nueva propuesta surgida de la cabeza de Guillermo, y su talento para crear dulces irresistibles, volvió a crearse una atmósfera y una complicidad de las que hacen corto el paso del tiempo. Con una nueva aportación de Randal Coffee, un Brasil, y la entrada por primera vez de mi tostador de cabecera, los berlineses Flying Roasters, con un Café de Filtro origen Etiopía realmente especial; para muchos el estreno en cuanto al concepto Café de especialidad, y finalmente más importante, en sus paladares, resultó una revelación de la que muchos manifestaban no podrían salir.

Y esa es realmente lo mejor de presentar estos eventos.

Por encima de todo, para quienes intentamos explicar en qué consiste nuestra lucha por un café acorde a nuestros deseos, es la percepción de la reacción de casi todos.

Después de tan buenas experiencias, me consta que en la cabeza de Guillermo Cima está alumbrándose una nueva propuesta, que por lo que sé promete provocar placeres sensoriales a los que no estamos acostumbrados, y que seguro que conocerán, porque serán contados, y a la que, estoy convencido, querrán haber estado presentes.

Y adaptando la sempiterna introducción de Goscinny y Oderzo en su mayúscula obra:

“Un rincón de Oviedo poblado por irreductibles asturianos resiste todavía y siempre al invasor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *